Es importante ingerir el líquido vital, aunque no se tenga sed, debido a que la misma es un síntoma de que el cuerpo ya ha comenzado a deshidratarse.


El agua es un nutriente esencial para la vida y para el cuerpo humano. Participa en casi todos los procesos fisiológicos, por lo que es una bebida indispensable.

La recomendación general es beber al menos 8 vasos de agua por día, para mantener el cuerpo bien hidratado y así lograr un buen funcionamiento metabólico.

Entre los principales beneficios del consumo adecuado de agua potable se destacan la regulación de la temperatura corporal, especialmente durante el ejercicio, cuando mediante el sudor, el cuerpo realiza de manera eficaz un enfriamiento para prevenir el exceso de calor que puede desencadenar golpe de calor.

Por qué beber agua magnetizada? – Hoken Água Paraguay

El consumo adecuado de agua regula la presión sanguínea y ayuda a prevenir numerosas enfermedades, entre ellas el estreñimiento, sobrepeso, la obesidad, la hiperglicemia. Además, mejora la digestibilidad y facilita la absorción de nutrientes.

¿Qué ocurre cuando el cuerpo se deshidrata?

Cuando la ingesta de agua es menor a la recomendada, en el organismo puede producirse una deshidratación. Dependiendo del grado de esta pueden aparecer síntomas como mareos, dolores de cabeza, cansancio y disminución de las habilidades físicas y mentales. Una hidratación insuficiente puede producir también problemas renales e intestinales como el estreñimiento. La piel también puede afectarse, produciéndose resecamiento y perdida de elasticidad.

Qué porcentaje de agua hay en el cuerpo humano?


¿Cómo lograr una correcta hidratación?

  • Al despertarse en la mañana, un vaso (250 ml), puesto que contribuye a activar y limpiar los órganos.
  • Antes, durante y después de realizar actividad física, para reponer líquido y electrolitos.
  • Antes de ir a dormir, un vaso (250 ml), ayuda a prevenir calambres musculares en las noches y derrames cerebrales.

También es aconsejable seleccionar frutas y verduras de estación con más de 80% de agua en su composición, de manera a reponer los electrolitos que vamos perdiendo a través del sudor, la orina, o con la práctica de actividad física.

Entre este tipo de alimentos naturales destacan la sandía, melón, piña, pera, mamón, naranja, frutilla, mandarina; tomate, pepino, berenjena, lechuga, zuchini, apio, perejil, berro y acelga.

Por otra parte, es recomendable evitar en lo posible los jugos azucarados en cartón, bebidas gaseosas u otros productos ultrapocesados envasados.