Privada

¿Mafia de las tarifas?: Sanatorios privados y sociedades médicas se enfrentan por plata de asegurados

Comisiones por honorarios en juego, mientras que pacientes están indefensos

La Sociedad Paraguaya de Anestesiología (SPA) y el gremio de sanatorios privados se enfrentan luego de no llegar a un acuerdo por las tarifas de los honorarios de los especialistas. De esta manera se rompió un acuerdo de exclusividad de varios años entre los seguros médicos y la SPA. Los más perjudicados, los asegurados.

El problema comenzó cuando la SPA pidió un aumento en las tarifas, ya que estaban desfasadas desde hace varios años. A la Cámara de Instituciones Médicas Asistenciales del Paraguay (CIMAP) no lo gustó la solicitud, pues algunas intervenciones debían subir más del 100%, costo que debían absorber los sanatorios, por lo que puso fin al convenio de exclusividad con la SPA. Seguidamente, CIMAP hizo un llamado a los anestesistas que quieran brindar el servicio directamente, evitando la intermediación de la mencionada sociedad médica. Esta al ver esta maniobra por parte de los sanatorios comenzó a levantar la alerta a otras sociedades de especialistas y difundir rumores de que los sanatorios estaban contratando técnicos y médicos sin especialidad para hacer los procedimientos de anestesia. Esto generó pánico entre los pacientes, lamentaron las empresas de seguro.

Luego de la polémica creada por la guerra entre la SPA y CIMAP, esta última aclaró que el servicio de anestesiología está garantizado ya que contrataron directamente a los especialistas que no están agremiados a la SPA (unos 100 aproximadamente no forman parte de este grupo).

Este lucha de «pesos pesados» de la medicina privada evidenció que las sociedades médicas firman convenios de exclusividad con los sanatorios (tiene un lista de tarifas preferenciales) y se encargan de el cobro de los honorarios de sus asociados y que en el proceso de triangulación, el gremio se lleva el 20% del pago que le corresponde a sus socios.

Algunos médicos afectados por el problema, que pidieron la reserva de sus nombres, comentaron que esto es una guerra dentro de la mafia de las tarifas médicas. Dio el ejemplo de que en una cesárea, el sanatorio le cobra a sus clientes por el honorario de los anestesistas G. 1.500.000, pero que centro médico paga solo G. 750.000 a la SPA, y esta por su parte pasa al especialista solo G. 600.000 aproximadamente. Es decir, los más afectados son los médicos (que cobran poco) y los asegurados (a quienes se les cobra demasiado). Los anestesistas preferían seguir asociados a la SPA, pues los socios del gremio tenía la exclusividad en los sanatorios privados, es decir, trabajo seguro, aunque este panorama está ahora en entredicho.

Tags

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close